• Dario Navia Pohl / Daro Pohl

Consumo de energía

Actualizado: 1 de nov de 2019


Nota del autor: Este cuento se produce a raíz a un comentario hecho sobre otro cuento que he publicado en la página de Falsaria, también se encuentra en este blog y se titula: Asunto climático.

La respuesta simplemente se fue dando y a medida que pasaban las líneas, se me fue formando este nuevo cuento. Entonces, aquí está.


Consumo de energía


Me llegó una carta de mi buen amigo JR. Él es de Puerto Rico, al igual que mi otro buen amigo Pedro. En su carta hacía mención a uno de mis cuentos publicados y toda esa cosa con el medio ambiente y que la tenemos fregada, sobre todo para las generaciones futuras.

De su carta me quedé con la línea que sigue:

“Muy bueno para reflexionar sobre lo que hacemos de manera individual. Me mantuve a la expectativa como si hubiera estado yo esperando en la bahía.”

Una vez que terminé su lectura tras abrir el sobre que venía franqueado desde New York, procedí a darle respuesta. Nunca nos hacemos esperar, entonces le cuento lo que me ha pasado el otro día y como van mis desayunos.

Comencé así:

¿El individuo? Esperamos de los gobiernos, las Multi-nacionales, las org. etc., y no llegamos a comprender el consumo de energía que nosotros mismo les estamos pidiendo. ¡Compramos tomates en época de invierno! 

El otro día compré una mermelada. ¿Te he dicho que me gusta ponerle mermelada a las tostadas del desayuno? Bueno, en general a todas las tostadas. Ésta que compré era de mango. Esto no te lo he dicho, el mango es una de mis frutas preferidas. No te lo he contado, ¿cierto? Como te iba diciendo, compré la mermelada porque era de mango y para las tostadas del desayuno del día siguiente. Para hacerte la historia corta, porque en tu carta me cuentas que tus días van ocupados y no deseo entrar en aburrirte con mi relato; mi esposa Alicia, tu ya la conoces; a la mañana siguiente junto a la taza de café me dio las tostadas como de costumbre; ahí estaba el frasco con la mermelada de mango. Me sentí orgulloso porque era un producto local, diciéndome “ahorro de energía hasta mi mesa”. Aquí es cuando llegó mi frustración y ya hace tiempo que no como mermelada de mango y con lo que me gusta. Sí, más arriba te he dicho que me gusta muchísimo. ¡La puta, la grandísima puta de frasco! Y esto te lo digo sin estar molesto contigo, es sólo la mermelada. Los mangos eran procedentes de Mexico, tu sabes que vivo en Tucson, y los mexicanos son mis vecinos, está bien, son mangos de aquí mismo. ¡Chinga esto! Que ahora viene lo bueno. Me repito, los Mangos mexicanos, procesados en Bélgica, ¡sí, en Europa!Envasados en Tennessee y distribuidos por una empresa en Phoenix. ¿Te dije que ahora como las tostadas tan sólo con mantequilla? Bueno, iré a leer la información del paquete y en la siguiente te digo si aún como tostadas.

¿Cómo sigue Margarita y la familia?

Dales mis saludos.

Darío




Photo by Álvaro Serrano on Unsplash

0 vistas

¡SÍGUEME! 

  • Icono Social blogger
  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • YouTube

© 2019 Darío Navia Pohl. Creado con Wix.com