Ponte cómodo para leer

Buscar
  • Dario Navia Pohl / Daro Pohl

Si fuéramos un libro



Mientras el año fue con sus trescientos sesenta y cinco días, era de todos; lo único que había por hacer era vivir. Luego con el paso de los días, los años y los siglos, las horas de estar vivo se hicieron inciertas y cuando fueron asomando las ayudas nacieron las esperanzas y con ellas, se formaron otros tiempos, entonces la incertidumbre recobró vida.

Con el paso del tiempo, el año dejó de tener todos sus días de año, comenzaron a dividirlo en día para esto o lo otro y como se fueron acabando las razones para un día, se pusieron a fabricar otras, entonces llegaron las preferencias y las esparcieron en algún día libre que iba quedando y cada vez que ha ido haciendo falta individualizar otro día y no hallan un motivo, inventan una guerra.

—Pero. ¿Qué podemos hacer?

—¿Nosotros? Solo somos hojas.

—¿Hojas de árboles?

—Hojas donde escriben la historia.

—¿Y la esperanza?

—Bueno, podríamos ser un libro y que no nos sucediera lo que al año, donde cada hoja aporte sus palabras, su parte en toda la historia. Donde una sin las otras, es solo una hoja y una hoja sola, solo es útil para avivar un fuego.






Photo by Alexander Sinn on Unsplash


17 visualizaciones0 comentarios
  Si deseas comentar necesitas registrarte o iniciar sesión  
Photo by Sandy Ravaloniaina on Unsplash